« OMEGA-3 en las enfermedades inflamatorias | Inicio | Ejercicios diarios para fumadores »

Comentarios

Fuente Puedes seguir esta conversación suscribiéndote a la fuente de comentarios de esta entrada.

Valeria

Y quien ha dicho usar la brutalidad es forma de quitar el estres.

Maria Virginia

"¡Aaaaaarrh!", grita como el increíble Hulk, con pesado maza en mano, Jorge, un argentino que este martes fue uno de los hombres estresados que una cadena hotelera seleccionó para destruir con todas sus fuerzas 21 habitaciones de un céntrico hotel madrileño que será renovado próximamente.

Lleno de polvo en la cara y el cuerpo, en una habitación convertida en campo de batalla, este argentino no lamenta el esfuerzo: "¡Vale por 15 años de terapia!", grita. Como Jorge, otros siete ansiosos elegidos por una cadena hotelera española, propietaria del hotel que será renovado en septiembre, han destruido, golpeado, y gritado para "liberarse del estrés cotidiano".

Como un animal enjaulado, arrasó después con la televisión y los armarios, antes de arrojar una silla contra las paredes para descolgar y romper los cuadros. "Esta técnica contra el estrés consiste en destruirlo todo para sentirse liberado", explica Eduardo Aldán, actor español encargado de la última selección de los candidatos, que al principio sumaban un millar.

Pero esta demolición, en la que los periodistas son diez veces más numerosos que los candidatos estresados, es también la ocasión para la cadena hotelera NH Hoteles, implantada en 21 países con 335 establecimientos, se ofrezca una inédita publicidad.

Pablo, informático español de 32 años, se declara "encantado" de la experiencia porque por un rato le permite olvidar "al banco, la falta de tiempo, y la casa" que no puede comprar por falta de recursos.

En la última prueba de selección, doce finalistas pasaron tres pruebas: un pulso, un cuestionario destinado a evaluar su nivel de ansiedad y una lucha frontal con un punching-ball, vestido con ropa de ejecutivo al que le deben gritar la principal causa de su estrés.

Miguel Ángel, obrero que participa en los trabajos de restauración del hotel, sigue con su atenta mirada a los "demoledores estresados". "Estoy aquí para vigilar que no se hagan daño", explica. Aunque asegura que "seguro, esto nos dará más trabajo", pues en su opinión, "no es la manera de hacer estas cosas".

Los comentarios de esta entrada están cerrados.